top of page
Buscar

La PNL va bien.

“En la alegría de ustedes descubrí mis Certezas.... y el mundo me parece que Empieza”.

Silvio Rodríguez

La evolución de la PNL nos hace tomar conciencia de que ninguna disciplina viva es estática sino que va adentrándose en territorios cada vez más profundos, interdisciplinares, holísticos…

En una evolución integradora se honra todo lo descubierto anteriormente, y sobre esa base, se va un poco más allá, aglutinando todo el trabajo en torno a lo Esencial: el propósito, la identidad, la felicidad, el auto liderazgo…

Es esperanzador comprobar que “la excelencia”, palabra muy utilizada en la PNL de los primeros tiempos, encamina sus pasos hacia una dirección y misión con sentido del Amor, del humor, de la esencia y la integración.




La Primera Generación de la PNL se desarrolló en los años 70 de la mano de sus creadores, Bandler y Grinder, derivado del estudio y modelado de terapeutas tan brillantes y eficaces como Milton Erickson (hipnosis), Gregory Bateson (Escuela de Palo Alto), Virginia Satir (Terapia Sistémica) y Fritz Perls (Gestalt). Se centraba fundamentalmente en el individuo y se presuponía una relación terapéutica uno a uno. La mayoría de las técnicas de esta primera generación se enfocaban en la solución de problemas en los niveles de comportamientos y capacidades. Las técnicas se hicieron célebres por los cambios tan impresionantes que propiciaban en pocas sesiones. Fue una auténtica revolución en esos momentos. Se estudió profundamente la estructura del lenguaje y la comunicación como fenómeno subjetivo programado a lo largo de nuestra historia.

La Segunda Generación de la PNL, en los años 80, abarca temas más allá del campo terapéutico y se orienta hacia objetivos y estrategias para conseguirlos, enfatizando mucho más las relaciones con otros y con uno mismo. El Modelado y sus herramientas comienzan a ser utilizadas en áreas de negociaciones, liderazgo, motivación, ventas, salud y educación. Sus técnicas se enfocaban en niveles más elevados como creencias, valores y meta-programas. Sus herramientas integran la línea del tiempo, el juego con distintas posiciones perceptivas y la integración de conflictos.

La Tercera Generación de la PNL se está desarrollando desde mediados de los 90. Sus aplicaciones son más sistémicas y se centran en niveles más altos de aprendizaje, interacción y desarrollo. Sus técnicas se enfocan en aclarar los niveles más profundos: la identidad, la visión, la misión y lo más transpersonal, espiritual y lo relacionado con el legado que quieres dejar. Pretende crear espacio para toda la persona, reconocerla en tu totalidad. Enfatiza el cambio desde el campo unificado del sistema y lo aplica al desarrollo de organizaciones, culturas, equipos e individuos. Se incorporan como principios fundamentales la auto-organización, el auto liderazgo y la alineación de planos y niveles. Si no nos alineamos desde una visión más allá de uno mismo mucha gente se estanca en su ego. Formamos parte de algo más amplio que nosotros mismos”.

¿Qué necesita alguien para ser feliz, para adquirir una visión más amplia, para sentirse motivado y pleno? Despertar, despertar a la experiencia emergente de estar VIVO.





Cada nivel necesita diferentes instrumentos para expresarse y cada generación honra a las otras y complementa a la anterior. Esto es fundamental en el cambio. Sumar, integrar y evitar rechazar.

Se puede afirmar que la PNL actual no sólo busca explorar cómo piensas desde la inteligencia cognitiva sino también como vives lo que vives desde la inteligencia emocional (cómo aceptas, das espacio y apadrinas esas emociones), cómo lo somatiza la inteligencia corporal o somática (si fluyes, bloqueas, tensas...), qué repercusiones tiene en la inteligencia del campo energético, en el sistema donde actuamos y tratando siempre de encontrar la “dirección” en nuestra Sabiduría Esencial para encaminarnos a la Felicidad profunda, que tiene que ver con autenticidad, coherencia, fluidez y expresión.

No podemos cambiar lo que no conocemos. Es necesario tomar conciencia de cómo hemos manejado estas inteligencias para poder sobrevivir de la mejor manera que supimos y es hora de aprender a soñar mejor. Es posible. Tan sólo hay que ponerse en marcha. Se han generado instrumentos para trabajar cada una de estas inteligencias puesto que cada una tiene su forma particular de procesar.

Un planteamiento analítico no es siempre lo mejor para encontrar la solución. Organiza mucho los factores pero no reorganiza nuestra realidad total. Si además pensamos en términos somáticos, considerando lo que siente el cuerpo y también en términos energéticos, desde el campo de movimiento y vibración que produce algo, podemos encontrar poderosas claves de solución al conectar con un Todo integrado. Un pensamiento “brillante” desde el punto de vista analítico que genera una tensión profunda de cervicales no está integrado en el sistema por muy “brillante” que aparente parecer. Puede que no este alineado con el resto de nuestro Ser.





Caminemos hacia la felicidad, hacia una presencia serena, juguetona y plena en el Aquí y Ahora.

Que nuestros ojos brillantes abracen tanto que otros se en puedan zambullir en ellos como en un océano, que nuestra escucha activa que no juzga y potencia lo mejor del que habla despierte memorias dormidas, que nuestra sonrisa cálida y nuestra risa contagiosa hagan que cada Encuentro sea un Encuentro que marque un antes y un después.

¿Estás dispuest@ a comprometer con cada conversación el rumbo del resto de tu vida?

El que siembra semillas de felicidad recoge frutos felices.



Techu Arranz


Socia y Codirectora del Instituto Potencial Humano (IPH)


Es Coach Profesional Sénior Certificada(CS114) de AECOP-EMCC


Coach Profesional Certificada (CPC 10378) por ASESCO



33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page