Buscar

EL EGO: YO Y LA NATURALEZA

¿Qué es el ego?

Ego, del latín, significa “yo”. En psicología y filosofía, ego se ha acuñado para referirse a la conciencia del individuo, entendida ésta como su capacidad para percibir la realidad. El ego es lo que yo creo que soy, es la mascara que utilizamos día a día, es nuestra voz interna que te habla y te indica el camino según tus deseos, ahí reside el ego.

Usamos el ego para representar nuestra obsesión por tener la razón, es la forma en la que nos queremos representarnos a nosotros mismos. El ego separa y el amor une. Podríamos decir que “el ego es nuestro instinto de supervivencia emocional” (Borja Vilaseca)







¿Cuándo nace el ego?

El ego nace con nosotros, y se va nutriendo y fortaleciendo a lo largo de los años con el entorno. ¿Cómo percibimos el entorno? La primera fase comienza con la temprana edad.

A los dos años comienza la reafirmación del ego. Los niñ@s de dos años tienen una etapa característica que se muestra en forma de rabietas, cuando quieren demostrar y conseguir que su identidad prevalezca ante los demás. Entre los 3 a los 7 años de vida este ego se afianza, con lo que percibimos del entorno.

Desde la temprana edad, por tanto, se abren puertas relacionadas con competir, luchar, imponer, demostrar, defender, todas ellas desde ego. El amor cumple la función contraria: une, concilia, empatiza, comprende, apoya.









¿Quién eres tú?

Nosotros nos identificamos con ciertos roles, los imitamos y nos los apropiamos. Los patrones y los roles que tenemos en nuestra familia, en nuestro entorno, los repetimos en gran parte. No somos de un modo u otro, nos identificamos con ese rol o ese patrón. Pero sí queremos apostar por el cambio, entonces debemos pensar en lo que nos importa, en nuestra esencia, en quién somos nosotros y en lo que queremos.

¿Cuál es la función de cada uno? ¿Qué papel tenemos en la vida? Bueno, preguntas difíciles de contestar en una sola frase, y probablemente, muchas respuestas al respecto encontraremos. Pero si hay una respuesta que seguro nos ayudará, es ser nuestra mejor versión para que el mundo, tu entorno y tú mismo estés preparado a recibir lo mejor de ti. ¿Cómo lo hacemos? Saliendo de los roles y entrando en la coherencia.

Tenemos la responsabilidad y la obligación de auto conocernos para crecer como seres autónomos, independientes y originales. Tenemos que escucharnos desde la naturaleza de nuestro ser, independientemente de las expectativas que los demás tengan de nosotros. No tenemos que intentar “encajar” dónde los demás quieren, si no aceptar que no en todos los lugares “encajamos” y entonces encontraremos nuestra esencia.

Identifícate con la paz, la calma, la felicidad, la alegría, y todo aquello que encuentres en tu interior que te ayude a crecer como persona única y original. Repítelo cada día, interioriza tu esencia y se fiel a ti mismo.






¿Dónde podemos comenzar a caminar hacía la esencia del yo?

Te animo a caminar por la naturaleza, rodearte de bosques, árboles, parques, plantas… Escucha a la Madre Naturaleza, las plantas, los árboles, las hojas, el agua, el aire… cada vez que tengas oportunidad de acercarte a ella, y hazlo de forma consciente y plena.

Escucha, siente, vive, nutre tu mente y tu cuerpo de todos y cada uno de los beneficios que la naturaleza nos brinda gratuitamente y desde ese bienestar, comienza a auto conocerte. Sin auto conocimiento, no hay liderazgo, no hay dirección marcada.


Gema Ballesteros

Chief Happiness Officer

PSHE, Eco-school and Wellbeing Lead.


62 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo