top of page
Buscar

El arte de vivir en el presente

Este mundo gira demasiado rápido. Nuestro ritmo, hasta hace no mucho tiempo, era frenético. No siempre somos conscientes de la velocidad que llevan nuestras vidas. Ahora ésta, nos está haciendo un enorme regalo …el regalo de PARAR para escucharnos y hacernos alguna que otra pregunta un tanto incómoda. ¿Quién quiero ser cuando todo ésto termine? ¿Qué quiero ofrecer al mundo? ¿Cuál es mi propósito de vida?


Tener un propósito claro, nos ayuda a ser más felices, y también a disfrutar el viaje. El poeta griego Kavafis en Ítaca decía que: «Cuando sales para hacer el viaje hacia Ítaca, tienes que rogar que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de conocimientos. Tienes que llegar, es tu destino, pero no fuerces nada la travesía. Es preferible que dure muchos años, y que ya seas viejo cuando fondees en la isla, rico de todo lo que habrás ganado haciendo el camino, sin esperar que te tenga que dar riquezas Ítaca. Ítaca te ha dado el bello viaje. Sin ella no habrías salido a hacerlo. No tiene nada más que te pueda ya dar. Y si la encuentras pobre, no es que Ítaca te haya engañado. Sabio, como bien te has hecho, con tanta experiencia, ya habrás podido comprender qué quieren decir las Ítacas».



La felicidad que todos deseamos, tiene que ver con el equilibrio positivo entre la inevitable mezcla de experiencias positivas y negativas (según Bradburn) y el compromiso de dirigir nuestra vida hacia donde queremos.


La vida está hecha de momentos. De momentos que están ocurriendo ahora. En realidad, nada existe fuera del AHORA. Y si esto es tan obvio ¿por qué nos cuesta tanto llevarlo a la práctica? Hablemos de la mente. Ahora mismo tu mente –y la mía- están tratando de comprender el profundo significado de esta pandemia que estamos viviendo, así como de sus consecuencias físicas, sociales, económicas etc. Nuestra mente es una herramienta maravillosa que se mueve en dos niveles: consciente y subconsciente. La mayor parte de nuestra actividad mental es subconsciente y la raíz de esta inconsciencia tiene que ver con tu identificación con ella. Me explico. Eckart Tolle decía que “estar identificado con la mente es estar atrapado en el tiempo. Vives compulsivamente y casi exclusivamente mediante el recuerdo y la anticipación. Esto produce una preocupación interminable por el pasado y el futuro y una falta de disposición a honrar el momento presente y permitir que sea”.

En definitiva, cada vez que los pensamientos conquistan el espacio de la conciencia, la mente desconecta de la experiencia sensorial directa del presente y se desplaza a asuntos del pasado o del futuro. En el pasado encontramos una identidad y en el futuro, en ocasiones, una tabla de salvación.


¿Que pasa cuando nuestra mente se engancha con algún pensamiento del pasado o futuro y lo que nos hace sentir es tristeza o miedo? En la “rumia” nos comemos a nosotros mismos la cabeza sin ningún motivo. Nos preocupamos por las cosas en lugar de ocuparnos de ellas. Nuestro enfoque negativo distorsiona la realidad y nos mostramos excesivamente críticos. Es causa de gran sufrimiento y absolutamente agotador. La clave radica en hacernos conscientes y volver al presente para recuperar el equilibrio. Cuanto más te enfocas en el pasado y futuro más te pierdes el ahora, que es donde se vive la vida. El ahora es lo único que hay. En realidad, es todo lo que hay.


¿Cuales están siendo tus pensamientos más frecuentes en este momento? Te invito a que escuches tus voces internas, esas que dan vueltas en tu cabeza una y otra vez. Voces que te hablan de quien eres, quien debes ser, que está bien, que no lo está…voces que te abren y te cierran puertas. Escúchalas sin juzgar. En la mayoría de las ocasiones los pensamientos automáticos nos mantienen alejados de nuestra paz interior. Bajemos por tanto el volumen de nuestros pensamientos y subamos el de nuestro contacto con el momento presente.


¿Qué diferencias percibes en tu interior cuando te sientes feliz? Probablemente te sientas más talentoso/a, valores más algunos aspectos de tu vida, aceptes con más entereza los momentos difíciles y te relaciones con ellos de manera más flexible y creativa. En definitiva, quizá en estos momentos eres más generoso y compasivo, estás más abierto a cooperar con los demás y más abierto a la alegría y al disfrute


La felicidad es como un trampolín, marca la diferencia en tus resultados. La clave está en tu ACTITUD.




Hoy sé que “la ciencia de la atención plena” está revolucionando el mundo de la empresa y del liderazgo, introduciéndose como un entrenamiento esencial para los directivos y empresarios. La ciencia ha certificado y demostrado el impacto positivo del mindfulness en nuestro cerebro. El cerebro es el órgano más poderoso que tenemos, y también el que tiene mayor potencial para transformarnos como profesionales y como líderes.


La práctica de Mindfulness podría ayudarnos a suprimir la sobrecarga de información, mejorar la memoria y aliviar el dolor. Entre los beneficios más tangibles están la reducción del estrés, mayor rendimiento, más capacidad para focalizarse en lo importante, más claridad para tomar mejores decisiones, y una capacidad para distanciarse y ver todo con una mayor visión y perspectiva.

¿Cómo funciona nuestro cerebro mientras trabajamos?

Existen creencias erróneas que se perpetúan en el tiempo, a pesar de que en la actualidad hay pruebas suficientes para refutarlas.




- El cerebro no se cansa...¡Claro que sí! Está diseñado para alternar ciclos de actividad máxima y de inactividad. La energía es limitada. Actividades de análisis y planificación(entre otras) consumen grandes cantidades de energía. Si la energía se reduce el cerebro se cansa. Necesita glucosa y oxígeno.


- Somos capaces de hacer varias cosas a la vez de forma eficaz¿ Eres de los que navegas por internet a la vez que hablas por telefóno o repondes un correo electrónico mientas asistes a una reunión? Tiene un coste. Cometer errores y/o tener accidentes más o menos graves. Pérdida de oportunidades que solo se manifiestan en el presente y que no vemos. Un sistema nervioso siempre a pleno rendimiento. Si no se relaja, se estresa...


Uno de los descubrimientos más importantes de la neurociencia es la neuroplasticidad. Tenemos oportunidades reales de entrenar al cerebro para que adopte hábitos positivos. Es posible entrenar esta capacidad. Mantener la mente concentrada en el momento y lugar presentes es una de las mejores maneras de conseguirlo. Si queremos por tanto aumentar la productividad en nuestros equipos, la visión estratégica, nuestra inteligencia emocional y ser más creativos e innovadores.... es preciso conocer mejor nuestro cerebro y sus limitaciones.


Las empresas más innovadoras del mundo no pueden estar equivocadas...



Silvia Escribano

Chief Happiness Officer

Socia Human Blooming


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page